Partido Popular
Facebook Twitter YouTube
Menú

Publicado el 16/11/2018 en Noticias
Temas: | | |

El PP considera que el impuesto al diésel es “un ataque y un atraco” de Pedro Sánchez y el PSOE a los bolsillos de los granadinos para “satisfacer” a Podemos e independentistas

Los senadores del Partido Popular de Granada han puesto de manifiesto las medidas económicas de “ataque y atraco” del Gobierno de Pedro Sánchez a los bolsillos granadinos para satisfacer las demandas de los socios del PSOE en el poder y que afectan gravemente a la economía granadina.

 

Para el senador popular Luis González, la medida “más negativa” es el impuesto al precio del diésel anunciado por Pedro Sánchez. “El impuesto al diésel no es una medida regulatoria, ni ecologista ni lucha por la sostenibilidad, sino que está dirigido a mejorar los bolsillos de la Hacienda socialista y de Podemos, en contra de los andaluces y los granadinos”, ha afirmado.

 

Según González, en los últimos diez años, se ha reducido en un 90 por ciento la emisión de CO2 y de Nitrógeno gracias a los nuevos vehículos de diésel, “y no lo dice el PP, sino la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones”. En Granada, hay 382.000 vehículos que se verán directamente afectados por la subida del impuesto del diésel y por las medidas “recaudatorias, expropiatorias, injustamente confiscatorias” del Gobierno socialista para poder “cuadrar sus cuentas”.

Escucha a Luis González:

Luis González ha incidido en que la subida del precio del diésel afectará directamente a aquellos granadinos que tengan furgonetas para repartos, trabajadores del campo o transportistas, especialmente los menores de 5.000 toneladas en sus camiones. “Y todo por un objetivo recaudatorio”, ha insistido.

 

La medida afectaría a 3.400.000 vehículos en Andalucía y casi 400.000 en Granada que están viendo cómo, conjuntamente la suma de las diferentes medidas económicas adoptadas por el socialismo, están “drenando sus recursos, su capacidad adquisitiva y de inversión, su nivel de consumo”.

 

El senador del PP ha aseverado que las decisiones económicas del Ejecutivo de Pedro Sánchez están creando un “gran desasosiego” entre las economías andaluza y granadina. Frente al 3,3 por ciento de crecimiento que hubo en el tercer trimestre de 2017, en el mismo periodo de 2018 se ha bajado al 2,5 por ciento. “Eso implica una desaceleración económica que va a afectar gravemente a la economía española, andaluza y granadina”, ha adelantado.

 

A juicio de Luis González, esta “desaceleración” se va a sentir con mayor intensidad en la estructura económica granadina, que, desgraciadamente, “no se encuentra entre las más favorecidas del país, con lo cual la asunción de medidas contraproducentes para el desarrollo económico a nivel nacional afectarán de forma mucho más importante a la economía granadina, creando a su vez un problema social”.

 

Asimismo, ha advertido que el acuerdo presupuestario que se está “fraguando” entre PSOE y sus socios independentistas y populistas va a generar una “inseguridad” en términos competitivos, atracción de capitales, inversión extranjera, empleo y desarrollo general. “Las medidas populistas del gobierno de Pedro Sánchez van a afectar en gran medida a las empresas granadinas porque hay que tener en cuenta que el 99 por ciento de las mismas son pequeñas empresas y dependen de la capacidad macroeconómica de la gestión de los sucesivos gobiernos autonómicos y nacionales para poder desenvolverse”.

Escucha a Luis González:

Si a esto le unimos el “hachazo” que el Gobierno de Sánchez plantea al impuesto de sociedades de esas pequeñas empresas, “estaremos creando un problema muy importante”.

 

González ha recordado que el Gobierno socialista quiere subirle la carga fiscal a las empresas, lo que acarreará que las empresas tengan menos dinero para poder dedicarlo a I+D+I, inversión, adquisición de maquinaria, salarios o creación de empleo.

 

“Se habla de subir, como una medida populista, en un 22 por ciento el salario mínimo, que incidiría en tres aspectos muy importantes para Granada, la destrucción de empleo, el aumento de la economía sumergida y el aumento de la desigualdad. Si a eso le unimos el aumento de las retenciones por IRPF y el aumento de las cotizaciones de la Seguridad Social, tanto para el empresa como para el trabajador, como la subida de la cuota de los autónomos estaremos generando una espiral perfecta que sacará dinero del bolsillo de los contribuyentes y de los granadinos para ingresarlo en las cuentas de Hacienda, para dar cabida a las reivindicaciones populistas del Gobierno, propiciado y promovido por independentistas, comunistas y separatistas”, ha explicado.

 

González ha valorado que, si estamos apostando porque Granada sea referente en el ámbito de la innovación, de las telecomunicaciones, la informática, “difícilmente podremos lograrlo si estamos subiendo los impuestos a estas empresas que tienen que atraer talento y personal cualificado, y que se basa en las nuevas tecnologías”. “Primar los impuestos a las nuevas tecnologías hará que no vengan a Granada a implementarse, sino que se queden en sus lugares de origen, y sirvan de drenaje de recursos humanos y económicos”, ha concluido.

 

Por su parte, la senadora del PP María José Martín ha explicado que el gobierno de Pedro Sánchez está siendo ahora “más perjudicial que nunca” para la clase media española. “Este gobierno de independentistas, populistas y socialistas tiene claro que la clase media es la que va a pagar todas sus perjudiciales ideas”, ha apostillado.

 

En este sentido, ha puesto varios ejemplos de estas ideas “tan dañinas” para los granadinos, como es el sistema de pago para los conductores que circulen por autovías, el impuestazo del diésel o la intención de “castigar” a los trabajadores autónomos.

 

Martín ha querido llamar la atención también sobre el hecho de que los españoles pagan diferentes impuestos en función de su lugar de residencia o dónde ejercen su actividad profesional. La senadora popular ha destacado sobre todos ellos el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, contra el que el PP lleva años manifestándose y comprometiéndose a eliminarlo como primera medida de gobierno si alcanza la presidencia de la Junta de Andalucía.

 

“Solo en el año 2016, los granadinos pagaron 23 millones de euros con cargo a este impuesto, que sufren fundamentalmente son 183.881 pensionistas que bien quieren dejar en vida una herencia a sus hijos o posibles herederos, o bien trasladar sus bienes a sus herederos una vez fallecidos, pero que tienen que pagar doblemente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones”, ha explicado María José Martín.

 

En esta línea, ha lamentado que la gran pena es que los andaluces “nos vemos castigados doblemente y discriminados” respecto a otras comunidades autónomas.

Escucha a María José Martín:

Otro impuesto que el Partido Popular ya se ha comprometido a eliminar es el Impuesto sobre Trasmisiones y Actos Jurídicos Documentados, para suprimir el gravamen sobre la compraventa de una primera vivienda, estableciendo además un sistema de compensaciones a las comunidades autónomas.

 

“Por ello, nos parece demagogo que Pedro Sánchez, cuando fue el PSOE el que implantó este impuesto, diga que va a obligar a la banca a pagar, cuando todos sabemos que directa o indirectamente los bancos lo van a repercutir en el bolsillo de los contribuyentes”, ha subrayado.

Top