Partido Popular
Facebook Twitter Google+ YouTube
Menú

Publicado el 10/05/2019 en Noticias
Temas: | | | |

El PP construirá un gran eje subterráneo para conectar el Norte con el Sur de la ciudad

  • Con cuatro kilómetros de longitud, la infraestructura permitirá aliviar el tráfico en la ciudad. El PP busca con este proyecto residencializar el centro, revitalizar su comercio, mejorar la calidad del aire y dar soluciones al aparcamiento
  • Contará con aparcamientos con capacidad para 1.000 vehículos y 250 autobuses
  • La gestión se llevará a cabo mediante una concesión administrativa

El característico entramado de calles de Granada deja poco margen de maniobra para aliviar el tráfico de la ciudad. Esto ha provocado que numerosos barrios del centro se hayan convertido en una auténtica ratonera que, dadas las dificultades de acceso, han conllevado el cierre de numerosos negocios, en un casco histórico que envejece a pasos agigantados.

Ante esta situación y con el firme objetivo de revitalizar la ciudad y dotar a los granadinos y visitantes de una infraestructura acorde para desplazarse, el PP ha incluido en su programa electoral un eje subterráneo para conectar el Norte con el Sur de la ciudad. Así lo han detallado Sebastián Pérez, candidato del PP a la Alcaldía de la capital, y César Díaz, portavoz de la candidatura y miembro de la misma, quienes han comparecido acompañados por el senador del PP por Granada, Vicente Azpitarte.

Con 4.000 metros de longitud este túnel subterráneo tendrá aparcamientos para un millar de coches y 250 autobuses. De esta manera, Pérez y su equipo pretenden dar solución a dos de los problemas que hoy afectan a la ciudad: la contaminación y el colapso del tráfico. Un proyecto que se complementa con otras propuestas lanzadas ya por el PP como el Cierre del Anillo. De manera que no solo los residentes en la capital se beneficiarían de esta agilización del tráfico, sino también quienes habitan en el área metropolitana, al facilitar el acceso y tránsito en la ciudad y aliviar el tráfico en la Circunvalación.

Los granadinos y viajeros que recorran este túnel podrán aparcar en esta infraestructura, que tal y como ha detallado Pérez se gestionaría “mediante concesión administrativa”, y subir a la superficie mediante la habilitación de varios accesos en distintos puntos de interés de la ciudad, que determinarán los técnicos.  De esta forma se descongestionarán calles de vital importancia como la Gran Vía. Asimismo se reducirían también los ruidos, que en calles como la Gran Vía, “superan los niveles permitidos de 70 decibelios”.

Este eje subterráneo, permitirá además acercar a los turistas a la ciudad y generar riqueza frente al “viajero de bocadillo” que, después de llegar al parking de la Alhambra en autobús pasa apenas tres horas en el complejo monumental y se marcha sin conocer los barrios granadinos y sin generar ni un solo euro en el comercio local.

Por su parte César Díaz, ha relatado que el PP busca con este proyecto cuatro objetivos fundamentales: residencializar el centro, revitalizar su comercio, mejorar la calidad del aire y dar soluciones al aparcamiento. En este sentido ha citado que en Granada, se estima que “un 20 por ciento de las viviendas existentes están cerradas”, siendo necesario revitalizar el casco histórico y “negociar con las concesionarias para reconvertir los aparcamientos de rotación a residentes”. De este modo el PP quiere favorecer los desplazamientos de los vecinos mejorando su calidad de vida y, logrando la fijación de la población. De hecho, los populares quieren impulsar “la construcción de nuevos aparcamientos para residentes donde más necesidad hay. Actualmente hay 21.612 plazas de residentes y 32.400 demandas de plazas de este tipo, lo que supone un déficit de más de 10 mil plazas de aparcamiento”. En cuanto a la rotación, detalló Díaz,  actualmente existen “5.265 plazas, y la demanda es de 30.222, en una ratio de 2,87 vehículos por plaza de rotación”.

Por último, César Díaz ha indicado que en 2018 Granada ha “rebasado nuevamente los niveles permitidos de dióxido de nitrógeno y partículas en suspensión”, siendo “junto con Madrid y Barcelona una de las ciudades con mayor contaminación”. “El transporte emite el 51 por ciento de esa contaminación”, prosiguió, asegurando que “si fuéramos capaces de reducir mil vehículos en movimiento en el centro reduciríamos 150 toneladas de CO2 y, si hubiésemos sido capaces de cambiar 5 autobuses de la flota de Granada a autobuses eléctricos, habríamos reducido 400 toneladas de CO2”.

El PP considera que la liberación de la superficie de las ya mencionadas calles emblemáticas también permitirá apostar por la agilización del transporte público, fomentando el uso de medios sostenibles como el autobús urbano o la bicicleta para realizar sus desplazamientos.

Top