Partido Popular
Facebook Twitter Google+ YouTube
Menú

Publicado el 06/01/2018 en Noticias

El PP de Armilla critica que “la reducción de frecuencia en las líneas de autobús metropolitano se ha ejecutado sin previsión ni planificación”

 

•    Su portavoz, Antonio Ayllón, afirma que los usuarios de las líneas 155 y 159 requieren alternativas, tras la “disminución de la frecuencia” en la primera y “la supresión” de la segunda

•    Reprocha al gobierno local que “no esté llevando a cabo el Plan de Movilidad, a pesar de que existe una nueva realidad, el metro, que hay que tener en cuenta y coordinarla con los demás medios existentes”

El portavoz del PP de Armilla, Antonio Ayllón, ha criticado que “la falta de planificación, coordinación y el caso omiso que el gobierno local hace del Plan de Movilidad han desembocado en el malestar e inconvenientes para los vecinos de Armilla, tras la supresión de la línea de autobús metropolitano 159 y la disminución de la frecuencia con la que pasan los autobuses de la 155”. Estas reducciones han provocado según Ayllón “el malestar entre los usuarios de las mismas, vecinos que necesitan alternativas para desplazarse a sus respectivos puestos de trabajo o volver al municipio”.

Además, el portavoz ha criticado también que “dicha supresión en un caso, y ajuste de horarios en el otro” se han ejecutado “sin que el gobierno local haya realizado un estudio previo de la situación y necesidades de los vecinos, ni haya informado debidamente a la ciudadanía, por lo que muchos se han encontrado con el problema in situ”, afirmó. Por ello, Ayllón ha reprochado al ejecutivo que preside el socialista Gerardo Sánchez, que “no esté llevando a cabo el Plan de Movilidad, a pesar de que existe una nueva realidad, el metro, que hay que tener en cuenta y coordinarla con los demás medios existentes. La intermodalidad que han vendido no se está ejecutando”, declaró.

Ayllón ha relatado que “desde que el metro ha entrado en funcionamiento, el gobierno local ha tenido tiempo más que suficiente para gestionar, programar y coordinar su recorrido con el de los autobuses, porque hay zonas que quedan descubiertas”. Se ha referido así a “aquellos lugares alejados de la parada de metro. La línea 155 daba una solución a estas zonas, pero con los cambios realizados, desde el uno de enero la frecuencia de autobuses se ha reducido y en lugar de pasar cada 25 minutos lo hacen cada hora”. Ello provoca, según explicó, “que los vecinos tengan que, o bien esperar al nuevo autobús, irse caminando hasta la parada de metro o bien buscarse otra alternativa para llegar a sus destinos en el tiempo necesario. Esta alternativa termina siendo sus propios vehículos particulares, favoreciendo el colapso en la circunvalación”.

Antonio Ayllón ha exigido al regidor local que “atienda las múltiples quejas vecinales existentes por este motivo y le dé una solución. Antes de suprimir una línea y reducir la frecuencia de la otra, lo que se debería haber hecho es un estudio previo para evitar estas situaciones, en lugar de tener que tomar medidas con posterioridad por su falta de previsión y capacidad de gestión”, finalizó.

Top